En soledad

Los que tenemos el corazón roto, los de la tribu más grande del mundo, valoramos los días que no pensamos en los artífices de nuestra tristeza. Los días en que los fantasmagóricos sueños no ocupan nuestra mente. Esos días en que nos queremos sacar a esa persona con odio o buscamos alguna otra sustancia mortífera que apacigue nuestro dolor.

Estos días, generalmente los domingos, son días de reflexión y reconstrucción en que tenemos pláticas con nosotros mismos y llegamos a ser bien optimistas y zen. En estos días nos terapeamos. Perdonamos, tratamos, buscamos salidas, decimos que estamos bien. Nos repetimos mantras de fuerza. Como alguien a la espera de una batalla campal, nos recogemos y enfrentamos el día y la semana y el mes.

Pero yo creo que al final de cuentas en estos días nos moldeamos,  nos quedamos un poquito menos los otros y quedamos un poquito más nosotros. En el proceso de desapego, me he dado cuenta que nos endurecemos porque conocemos nuestra naturaleza en su máxima expresión, hacemos el inverso a convivir, conocemos la soledad, aprendemos cuánto podemos lograr, cuánto nos podemos permitir ahora que no dependemos de nadie y nadie depende de nosotros. Esos días crecemos…

29 pensamientos en “En soledad

    • Gracias Diana!!!!!!!! 😀 Es un pequeño experimento y todavía estoy encontrando la voz del blog, me alegra que te haya gustado!!! Un abrazo!

  1. Gracias Emilia. Ayer fue un día muy duro para mi y me había propuesto que hoy domingo (que suele ser peor) tenía que pasar en paz y armonía conmigo misma. Esto me cae como un bálsamo. Un abrazo

    • Ufff Gaby no te imaginas cuánto gusto me da que te caiga bien lo que escribí! Te mando mucha fuerza! Y que tengás un lindo domingo….Om mani padme hum

  2. Creo que la voz ya esta! Es la tuya. La que salga en días de mucho decir o poco. Adelante Emilia! Yo quiero seguirte escuchando

  3. Muy bonito Emilia… sin animos de frivolizar yo también me dedico a la introspección los domingos, bueno a eso y a engordar 😀

    Un abrazo bien fuerte

    • Tenés toda la razón mi River, me encanta: uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores… 😀

  4. El domingo suele ser ese día en que todo el “ruido” de la semana nos hace encontrarnos con nosotros mismos y todo lo que intentamos callar 🙂 a veces la lucha nos vence, pero en general, siempre es rico saber que se puede ser feliz a pesar de todo!
    Te quiero bella! me encantan tus domingos, pero mas si hay tardeada dominguera!
    :*

  5. La conciencia tiene su precio, es mas facil no pensar, pero tambien es una adiccion que algunas ya no podemos dejar. Me encanto Emil!!

  6. Emilia, hay cosas que simplemente se sienten y es tan dìficil cuando si quiera intentas expresarlo con palabras… esto es màs, mucho màs que hermoso
    Seguì escribiendo y endulzandonos los dìas chavala!

    • Gracias Angel, las ideas están, a veces la disciplina es la que falla, pero con comentarios como el tuyo me dan ganas de escribir todos los días!! 😀 Un abrazo!

  7. Es lindo muy lindo! Y es verdad. Pero además los domingos son para agarrar fuerzas….para el día, día…

  8. Por eso trabajo los domingos, los viernes y sabados destrozo el higado para sanar mi corazon, o por lo menos para pensar en el daño de un organo diferente de mi ser.

    Mis dias no son mios, son de mi hijo o son de casi ex, complicado. Cuando me dedico tiempo a mi, termino en karaoke con youtube con una toña en la mano y quizas una hierba en la otra.

    Mis dias para mi, son extraños, por que no hago mas que pensar en los que no estan. Mi domingo es mi lunes, y mi sabado es como mi ladies night. Tendre que inventarme un dia, no se, quizas lo llame, 1/4 de sabado con 1/2 de domingo seria dia 4/2 pero creo que no cabe en el calendario.

    Me quede sin dia 😛

    Pensare que hacer en toda la semana

  9. Hola Emilia. Me ha gustado mucho este post. Yo también creo que ya has encontrado la voz del blog. Saludos.
    “El corazón alegre hermosea el rostro;
    Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.” (Proverbios 15:13)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s